miércoles, 11 de septiembre de 2013

Tapete espiral

Terminando un proyecto a ganchillo en hilo tejido triple muy delgado color blanco-blanco, como verán. Es un hermoso diseño de tapete o pañito, con centro en espiral. Es ideal para una mesa en el recibidor. O junto a una ventana con hermosas flores. ¿No les parece un regalo ideal en toda ocasión? Ya se los mostraré una vez terminado y lo haya endurecido.

Cumplo lo prometido, aquí les muestro como me ha quedado este proyecto una vez estirado con su apresto. Hermoso ¿cierto?

viernes, 6 de septiembre de 2013

Un poco de mi historia.

Mi primer telar.

Ya hace ... varios años atrás, cuando solo tejía a ganchillo y con agujas o como llamamos acá ... palillos, llegó a mis manos una interesante revista. Que de seguro habrán oído hablar: "Empezá a tejer telar" de un país vecino y hermano. Y me pregunté ¿Por qué no? Por qué no intentarlo. En esos años por estos lados no existían , ni por casualidad, en el comercio los telares de sobremesa o ahora llamados "telares María". Y actualmente, tampoco es fácil encontrarlos y por lo mismo nada económicos.

Por lo tanto como "manitas" que soy hice unos cuantos dibujos y con serrucho y pegamento en mano me hice mi propio telar. Y con él tejí por meses. Fue una fructífera producción, no lo voy a negar. A las amistades les encantó. Una propuesta nueva.

Pero como soy inquieta, no me quedé contenta con ese telar, de hecho no lo conservé, debí  hacerle unas fotos para el recuerdo, en fin ... notaba algunos detalles en el tejido que no me agradaban como orillos muy tensos, centros flojos y bordes desordenados. Y aunque el telar estaba construido perfectamente de acuerdo a las imágenes de la revista, algo no estaba bien.

Allí comenzó mi gran travesía e investigación sobre los telares a través del mundo y por cierto con ayuda de esta tremenda herramienta que es Internet, incursioné en todo tipo de telares ... de marco ... maya ... azteca (estos últimos se diferencian solo por la disposición de los clavitos) ... mapuche o araucano y acá me voy a detener, para rendir un respetuosos homenaje a nuestras abuelas ancestrales.

Por las maravillosas telas que hasta el día de hoy realizan en este tipo de telar. Yo ... ya saben...  me fabriqué uno. Fue una experiencia religiosa. Se acabaron los orillos tenzos y centros flojos. Se podía ver el avance del tejido completo, pues la tela no se enrolla, lo que más me gusta de este telar es que las lanas no se cortan para colocarlas en la urdimbre, se van pasando alrededor.


Afortunadamente conservé una fotografía. Como verán era un telar mapuche angostito ... pues no se olviden que soy la "señora de las bufandas".

Por lo único que no pude seguir utilizando el telar mapuche fue por la lentitud de su tejido. Al no contar con la ayuda de elevadores, como el telar de lisos, este hermoso telar requiere un complemento manual para separar las hebras. Y para eso después de cada pasada de trama se hace necesario introducir una lanzadera ( se alcanza a ver en la foto, detrás del peine, manteniendo las hebras levantadas) , con doble función; ajustar la trama y luego separar las hebras de la pasada siguiente. Este proceso de alzar las hebras es automático en telares de lisos o incluso en el telar de peine, lo que permite acelerar el tejido y por ello es el que actualmente utilizo. Vean mis telares.

En mis actuales telares, además de contar con un proceso más rápido de tejido, tengo la opción de ocupar desde hilados muy delgados hasta los de grosor medio. Para lanas gruesas, con cuerpo, las naturales, para mí el telar mapuche es el ideal.

Mis telares

Con gran orgullo les quiero mostrar a mis regalones: mis hijos, mis telares y mi gato. Bueno, mis hijos no se dejan mostrar, pero mis telares si... cada uno de los que he tenido, desde el primero hasta mi más reciente joyita están construidos por mí. Pieza a pieza, tornillo a tornillo. ¡Si! ... sierra, lija, taladro, tuercas, pernos y mucha paciencia. La misma que he tenido para hacer este blog.


El último de mis telares, que es el de mayor tamaño, me tomó varios meses, pero los anteriores de dimensiones más pequeñas, tipo "table loom" solo unas pocas semanas. Por cierto que con la ayuda de un carpintero me hubieran resultado más rápido y quizás más bonitos... Pero créanme ... solo el que teje sabe en cada hebra tramada lo que se necesita de un telar para obtener el resultado esperado. Y ello me tomó tiempo de ajustes y mejoras. Aún sigo corrigiendo pequeños detalles actualmente pero ya solo para agregar comodidad en los movimientos.
Y acá están mis amores ... los que se dejan mostrar. (Ya convenceré a mis hijos)


Este es un telar de 10 cuadros. Se ve muy bien. Y trabajarlo es una maravilla. Cómodo, rápido, estable. Puedo, por ejemplo, trabajar dos bufandas a la vez, como verán. Siempre y cuando ambas utilicen el mismo tipo de hilado. Aún así su trabajo es lento, por lo que siempre es conveniente que tengan pedales. ¡Metas a cumplir!

Con respecto a mi gata ... siempre está presente cuando trabajo... infundiéndome ánimo. ¿No les parece?



Editando entrada el 18 de mayo de 2015.

Han pasado cerca de dos años y doy por cumplida la meta anterior. Mi último telar, que ha remplazado a los anteriores porque en él se resume todo lo que necesito hoy, es este maravillosos telar de pedales Lo construimos durante el verano 2014-2015 con ayuda de mi talentoso hijo, pueden ver sus detalles acá. Este telar tiene 6 cuadros por el momento pero espero llegue a contar con 8 cuadros más adelante. ¡Nueva meta a cumplir! Y que por ahora me ha dado grandes satisfacciones.



jueves, 5 de septiembre de 2013

Bufanda a telar punto remolinete

Un accesorio imprescindible invierno y verano. Están tejidas con 108 hebras dobles en su urdimbre y con un largo de 1,70 mts. Con flecos 1,83 mts. en lana acrílica y mezcla de alpaca. Me encanta el "pelito" que se forma en la superficie con la alpaca.

Estas preciosuras nos ayudan a pasar los fríos de toda época. No se puede ya decir solo "de invierno" porque las estaciones a estas alturas no se diferencian mucho. Golpes de calor y frío en toda estación.




Por eso son tan importantes estos accesorios. Lo que yo cuido es la textura, que sea flexible o fina. Para que las bufandas se adapten a toda temperatura. Lo que yo llamo "sacable y ponible". Se quitan y guardan en un porta-documentos o cartera sin ninguna dificultad. Y con sus varias vueltas al cuello protegen, en un instante, de los cambios de temperatura. Por esto, en los actuales proyectos, he dado algunos decímetros más al largo.

Sin pasar por alto que escoger un buen diseño y color correcto, ayuda a cualquier tenida.

En este caso el diseño de remolino se logra con el telar de 8 lisos. ¿Les gusta?  Es parecido al efecto del Pied de Poul que se ve abajo, solo que éste último requiere un telar de tan solo 4 lisos. Conozcan  Mis telares .


Bufanda a telar punto diamante


Estas bufandas las tejí en lana acrílica mezclada con un porcentaje bajo de alpaca. El telar utilizado fue de 6 lisos o cuadros. Conozcan mis telares. Con ello se logra el efecto de un punto con forma de diamante, muy bonito y sutil.

El largo de las bufandas que muestro son 1,80 mts. por un ancho de 27 cms. con 120 hebras trabajadas en la urdimbre. Actualmente estoy prolongando el largo, pero no superando los 25 cms. de ancho para permitir varias vueltas al cuello, cuando el frío arrecia.

Estoy pensando en hacer un nuevo stock de bufandas con inclusión de más colores en su urdimbre y unificando el diseño con un color único en su trama, utilizando un poco menos de hebras para conseguir una caída más ligera. Espero no perder textura o consistencia, que es lo que más agrada.

Mis tejidos se han caracterizado por ser livianos pero de trama compacta. Con mucha suavidad al tacto, pero resistente a muchos lavados en máquina. Con mis hijos lo he comprobado No hay peligro de enganches en los aretes que llevemos. Y en el caso de los varones, no tienen dificultad alguna para colocar su bufanda... o sea mi bufanda... bajo el abrigo o impermeable, pues es delgada y no abulta.


Bufandas a telar


Este es el proyecto por el que me he hecho conocida ... y el que más tiempo he desarrollado. Soy la señora de las bufandas a telar. Tejidas  en todo tipo de telares, desde el más común que se conoce en mi país como telar María (Rigid Heedle) ¡Maravilloso telar! El resultado se ve arriba, hasta mi gran orgullo el telar de 10 cuadros, que vemos abajo. Utiliza clavijas para la elevación de los cuadros. Todos, desde el primero hasta último, construídos por mí. Porque donde vivo no se comercializan los telares de lizos, probablemente por su alto costo. Y espero en un futuro poder agregarle pedales para dar velocidad al tejido.

Pero con paciencia y ganas todo se puede hacer. Desgraciadamente por problemas de tiempo de entrega en mis trabajos no siempre alcanzo a hacerles fotos. Sin embargo, algunos quedaron registrados. 

Tarjeteros navideños tejidos.

Otro de los proyectos realizados para el mes de diciembre en vísperas de las navidades fueron los tarjeteros.

Tarjeteros de pared.

Bueno... en tiempos en que se acostumbraba a enviar tarjetas por correo normal, era de mucho gusto tener a la entrada de nuestras casas estos hermosos tarjeteros.
 Yo los tejía en telar con hilo de algodón y los decoraba con estos preciosos pajaritos, hojas verdes, perlitas doradas, ramitas naturales de árbol,etc.
 ¡Qué hermosos tiempos! Vean esas piñitas navideñas. Disfruté tanto tejiendo las bases como armando los tarjeteros. Las fotos no le hacen justicia. Pero los colores de la Navidad me hacen amar todas y cada una de las que he vivido. Afortunadamente he podido heredar a mis hijos ese encanto que me envuelve en Navidad.
No sé si para este año vaya a volver a hacerlos, la verdad ... ¿Alguien envía tarjetas todavía? O todo es por mail. ¡Bueno y si imprimimos los mail y los colgamos en nuestro tarjetero! Nuestro amigos en Navidad verán cuántos mail recibimos...
... Mis hijos dicen que ya no se envían mails ... todo es por facebook como ... XD ... ¡¿ y eso como lo cuelgo?! 

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Centros navideños tejidos

Estos son algunos de los proyectos que he realizado para el mes de diciembre en vísperas de las navidades.
Tapetes rectangulares.

Estos tapetes los tejí a telar en hilos acrílicos y punto espiga,y estaban decorados con aplicaciones de tela, papel y hermosos adornos navideños. Lucían preciosos en la mesa de entrada a la casa donde ponemos las llaves.
Sus tamaños iban desde el más pequeño como un individual hasta caminos de mesa de dos metros. Fueron realmente hermosos.

Para este año pienso ver la opción de tejer caminos de mesa en algodón muy delgado con pequeñas hebras de hilo dorado, sin aplicaciones ... aunque siempre me tiento al final y agregó toques 3D navideños.