martes, 30 de diciembre de 2014

Un año más ... que se va...


¡Amig@s! Se va un año más y aún cuando parecen todos iguales, este último año pareciera haber ido más de prisa y con muchos desafíos.


Para "Tejiendo al Sur de Mundo", que inicié en septiembre del 2013, ha sido un año muy movido, recibiendo más de diez mil visitas hasta el día de hoy. De las cuales estoy muy agradecida y para las cuales trabajo día a día.

Sin dejar de tejer desde que tengo memoria, solo en estos últimos años he proyectado tímidamente mi trabajo  fuera del hogar. Admitiendo que he sido afortunada, ganando fieles clientes y buenos amigos que van en aumento.

Por largos años había mantenido diversas páginas web tipo blog a modo de vitrina virtual, pero ya a mediados de este año y ante la insistencia de mis hijos, me decidí a mostrar mis tejidos por la internet "viva, "es decir Facebook y Twitter. Sorprendiéndome gratamente de la acogida por parte de personas de distintos lugares del mundo. Lo que me llenó de alegría.

https://www.facebook.com/pages/Tejiendo-al-Sur-del-Mundo/1450514588512219?fref=ts  https://twitter.com/Tejiendo_al_Sur


Y lo que más me motivó fue el interés por aprender. Soy una convencida de que el arte y sus oficios no morirán mientras alguien desee aprender y otro esté dispuesto a enseñar.

Comencé lentamente a armar tutoriales, alojándolos en este blog, para guiar con propiedad a quienes me solicitaron ayuda. Al tiempo que seguí mostrando mis trabajos con la esperanza de que fueran inspiración a quienes los hubieran seguido.

Los encargos se sucedieron muy de prisa en algunos meses, por lo que debí acudir a la ayuda de mis hijos para salir adelante a fin de año con algunos compromisos. A regañadientes mi hijo ayudó con el estirado de algunos encajes, sin saber cómo, pero a fuerza de buena voluntad; y mi hija en sus pocos minutos libres también debió prestarme su ayuda, especialmente con la web. ¡Y cumplimos con todo!

En lo personal junto a los tejidos he caminado cada día de este último año viviendo la maravillosa experiencia de ver a mis hijos ya grandes que comienzan a emprender lo que será sus nuevas vidas.

Mi hija terminando ya su carrera elegida, que la convertirá en una mujer de justicia con fuertes principios. Un poco rupturista, pero a la par de nuestros días. A la vez que se va convirtiendo en una gran escritora, algo innato en ella desde que aprendió a trazar sus primeras letras. Pero por sobre todas las cosas en un espíritu indomable y libre que la ha preparado para un mundo nada fácil que le tocará vivir. Es una gran mujer de la que me siento muy orgullosa.

Mi hijo por su parte, va avanzando en su carrera de números y cálculos con brillantes resultados que han despertado la admiración de sus profesores, un gran respeto en sus compañeros y en algún momento también la insidia de bajos espíritus amedrentados por la envidia. Pero su interior de profundas convicciones y valores le van permitiendo avanzar en la más difícil de sus tareas: ser el ingeniero de su camino. Que con orgullo veo avanzar.

Por mi parte, fue un año de lindos logros en el tejido que me animan a continuar buscando nuevas ideas, nuevos diseños y más propuestas con las más variadas técnicas.

Y como siempre digo ... a tejer, tejer que es un placer ...  ¿Veamos que nos depara el nuevo año?... ¿Me siguen?...  ¡Muy feliz año 2015!

domingo, 21 de diciembre de 2014

Centro de mesa a crochet otra opción de color.

Centro de mesa de tela agamuzada con borde a crochet. A diferencia del anterior, en este mantelito tejí el encaje en hilo 28/2 color rojo italiano con crochet N°6 de 1mm. Otra opción para hacer lucir nuestras mesas esta Navidad.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Centro de mesa terminado.

Mantelito navideño terminado. Lo realicé con tela agamuzada estampada con motivos navideños al que tejí un encaje a crochet con hilo 40/2 color ocre puesto triple y ganchillo N°6 de 1mm..



domingo, 14 de diciembre de 2014

Mi estudio se viste de Navidad

Navidad 2014 ya está en mi estudio. Telas agamuzadas de color rojo y verde, hilos metálicos dorados, aromas pascueros y música de cascabeles inundan todo mi lugar. ¡Es una fecha que siempre me ha encantado! Y aun cuando he tenido a la par trabajo extra por las fiestas de fin año, los adornos navideños son los que absorben todo mi tiempo. Este año comencé con botas que podemos utilizar como adorno colgante en nuestro árbol o bien rellenarlos con golosinas para obsequiar.

Les cuento como fue el precioso proceso.

Primero corté las formas de las botas en tela agamuzada. Para este año elegí verde y para los centros de mesa, rojo. A estos últimos agregaré un lindo borde a crochet que tejeré en hilo color hueso... para dar un toque vintage.





Pero partamos por las botas.

Cocí por todo el rededor en punto festón con hilo metálico para cerrar y luego tejer un diminuto borde que dio un marco de color a las botitas.



Tejí para ellas seis encajes diferentes a crochet.



En los encajes claros mezclé algodón con hilo metálico dorado lo que me permitió ahorrar en apresto, pues endureció automáticamente el encaje a medida que se fue tejiendo. ¡Es fantástico! En el caso de los encajes rojos una vez terminados de tejer, sí debí mojarlos con apresto y esperar a que secaran bien antes de coserlos a las botitas.




Bueno se ven bien, pero falta el toque navideño ...Algo de cinta, ramitas y frutos dorados. ¿Qué les parece? 



              ¡Listas para rellenar con golosinas y colgar en nuestro árbol!

Veámoslas cómo quedaron de más cerca... Ya mejoraré como fotógrafa... la perspectiva con que las tomé no las favorece ... pero en su forma son todas iguales y perfectamente armónicas y estilizadas ... afortunadamente los colores si logré obtenerlos bien.  Créanme son muy lindas.








                                             ¿Cuál les gusta más?


sábado, 8 de noviembre de 2014

Corbata de Lazo, anuncio de importantes eventos.

Corbata de lazo tejida. Así es, ... se aproxima el fin de año y los eventos importantes se suceden. Los jóvenes de hoy prefieren las corbatas tejidas y vean como tienen razón.



 Tejí esta pajarita o humita en hilo y dos agujas. Es ajustable a dos medidas de cuello en la zona posterior. Utilicé el punto lino que además de ser precioso es ideal para este trabajo. Por el frente tiene volumen y en la zona posterior es lizo lo que le da estabilidad sin perder ligereza. Muy similar al punto arroz.



Vean que bien luce:  ¡juvenil y elegante!



Corbata de Lazo, anuncio de importantes eventos.

Corbata de lazo tejida. Así es, ... se aproxima el fin de año y los eventos importantes se suceden. Los jóvenes de hoy prefieren las corbatas tejidas y vean como tienen razón.



 Tejí esta pajarita o humita en hilo y dos agujas. Es ajustable a dos medidas de cuello en la zona posterior. Utilicé el punto lino que además de ser precioso es ideal para este trabajo. Por el frente tiene volumen y en la zona posterior es lizo lo que le da estabilidad sin perder ligereza. Muy similar al punto arroz.



Vean que bien luce:  ¡juvenil y elegante!



miércoles, 29 de octubre de 2014

Mantelito a crochet color Navidad.

Mantelito a crochet color verde navidad. La fotografía no le hace mucha justicia, es un color verde alegre, vivo y navideño. Lo tejí con hilo 40/2 puesto doble y ganchillo No.1 y tiene 35 cm de diámetro, sin almidonar aún. Crecerá otro tanto al estirar. El diseño es precioso, tiene detalles en 3D, es decir realzados, tanto en la flor central como en la circunferencia que la rodea. Ideal para cualquier rinconcito del hogar.


domingo, 5 de octubre de 2014

Mis experiencias de compras por internet

Mi experiencia comprando por Internet, eso es lo que quiero contarles hoy.

Ha pasado una semana de emociones nuevas.

Generada por mi cumpleaños, la idea de probar la compra a distancia, a la que nunca he mirado con buenos ojos, surgió por el interés en productos difíciles de adquirir en tiendas locales. A mis hijos, que han crecido en este medio de las redes sociales, les parece algo muy natural y lejano de cualquier trauma. Por lo que me decidí a contarles qué era lo que me agradaba y dónde encontrarlo.
Hicimos las consultas de rigor: precios, formas de envío y pago. No se tuvo éxito en algunos casos, pues nunca respondieron y en otros casos que si lo hicieron los precios eran muy altos, lo que unido al costo de envío encarecían mucho el regalo.

En la mayoría de los casos el costo de envío no estaba incluido y uno debía averiguar por sí mismo con cuánto se debería contar extra para recibir el pedido.

Finalmente y empujada por mis hijos, ya que en el camino no logré encantarme del sistema de compras por Facebook, me decidí por dos pedidos.

El primero en llegar fue el que provenía de más lejos y por ello también se encargó con más tiempo. Llegó desde Argentina por correos normales. Para rebajar costos mi hija eligió ese medio. Aunque no lo ha contado, sé que debió tener algo de preocupación por el paso de las semanas y no tener noticias de su pedido luego de perder el seguimiento del mismo una vez que entró en suelo nacional. Fueron cuatro largas semanas de espera desde que canceló por depósito en courier internacional hasta el momento que debió hacerse un espacio en sus actividades diarias para recogerlo en oficina, pese a haberlo solicitado a domicilio.

La segunda compra, el regalo de mi hijo, desde mi punto vista, fue la mejor experiencia de compra. Son las hermosas lanas de ovejas naturales sin teñir, provenientes de Chiloé. Desde el momento que envié el primer mensaje con las consultas de rigor, las respuestas no se hicieron esperar, siempre muy gentiles y rápidas. Ofreciéndome incluso ovillado especial, aunque yo preferí lo natural: la madeja. Con un precio razonable y sabiendo que debía además cancelar el envío, acepté que mi hijo comprara. Nunca se perdió la comunicación con la vendedora, siempre dispuesta a responder todo y a tiempo. Mi hijo depositó y recibí en las siguientes 24 horas el código de envío vía bus, que me indicaba, pese a la lejanía, que las hermosas lanas ya venían en camino. Retiré  dos días antes de mi cumpleaños una pequeña caja, perfectamente etiquetada y sellada con las preciosas lanitas. La entrega en la oficina de buses no tuvo más inconveniente que la entrega de mis datos personales y verificación de identidad.
 
Para mi hija en tanto los días transcurrían y la incertidumbre de saber si la llegada de su regalo sería oportuna o no, la llevó a pedirme que eligiera otro regalo y para no afectarla aún más, acepté que también me regalara lana de oveja.

Pero esta vez del más remoto y auténtico origen: Temuco. Donde una joven mapuche que, por los comentarios que observé, es muy querida en Facebook por las ventas de sus lanitas de oveja.

Debo decir que no fue fácil la comunicación. A decir verdad hubo una mínima comunicación. Fue un monólogo eterno en que intenté, a través de mensajes y comentarios, solicitarle información. Me culpaba a mí misma por no ser quizás muy clara en la solicitud. Y en cada mensaje trataba de ser cada vez más simple y menos protocolar. Cuando creía perdidas las esperanzas de contactarme, un día respondió simplemente indicando costo y forma de pago.

¡Por fin! Mi hija realizó el depósito y luego de enviarle foto del recibo a la vendedora, me quedé a la espera del código de envío, suponiendo fuera igual de expedito como lo fué desde Chiloé. ¡Pero mi pobre hija no dejó de sufrir!

Y comenzó una segunda eterna y silenciosa espera de siete días, en que no supimos más del pedido. A la semana recibí un mensaje atribuyendo el atraso a problemas personales muy plausibles, por lo que solo restaba esperar. Al completarse los diez días desde su pago, recibí un corto mensaje con el código de envío del bus. Ya no llegaría para mi cumpleaños. ¡Pero llegaría!

En cuatro días y temprano por la mañana acudí a la oficina de buses para retirar mi preciado regalo y aunque venía en una bolsa negra semiabierta, estaba con su contenido intacto: 5 coloridas madejas de lana de oveja.

El dependiente del bus cargo al ver que me llamó la atención el estado de la encomienda, se puso algo nervioso y me atendió en forma apresurada. Me solicitó escribir mis datos personales en una zona que no correspondía al destinatario sino al remitente, y como yo sigo inexperta todavía, a estas alturas, simplemente escribí y firmé. Incluso debí insistir en que me diera la boleta por el dinero que le estaba cancelando y la que no mostraba interés en darme.
Ja Ja Ja ... Por si fuera poco, en la noche me dí cuenta al ingresar al seguimiento del envío por Internet que el funcionario del bus no ingresó la hora correcta en que recibí el paquete, sino ocho o nueve horas más tarde.

Sé que quienes compran por Internet deben tener mil historias que contar y no dudo que también los que venden podrían llenar libros. Mi experiencia, como todo en la vida es de dulce y agraz. Me quedo con lo bueno y con el infatigable deseo de mis hijos por regalarme algo especial. ¡Los amo!

En fin, si me preguntan si compraría nuevamente por Internet... ¡La verdad no lo sé! Quizás soy de la vieja escuela, del contacto más directo.

Lo que si sé es que mi gusto por tejer y por la bellas lanas no decae.

lunes, 8 de septiembre de 2014

Guantes para un cambio de estación.

Guantes ideales para el cambio de estación, son los que he tejido por estos días. El frío no se quiere ir ni las lluvias que de tanto en tanto regresan y nos sorprenden, aún cuando el sol pareciera querer quedarse.

Por eso, retomé este estilo de guantes sin dedos con la técnica de "vueltas acortadas" (short row) y lo rediseñé en sus colores. Elegí 100% lana para su composición general e hilado acrílico para las líneas de color.

¡Se ven muy interesantes!

Ideales para dedos que quieren volver a sentir el sol.

Pedido especial de fingerless para my special daughter.

Tejí estos especiales fingerless para mi hija fanática de los comic desde antaño. Por  que a pesar de sus años, sigue siéndolo. ... ¡¿Qué!? ... ¡Aclaro! A pesar de su edad ... sigue siendo mi hija (ja ja ja)... y sigue siendo fanática de los comic.

Para ella tejí esto guantes sin dedos, utilizando la técnica de "vueltas cortas" (short row).

Modifiqué el diseño original, no sin algunas dificultades, con ayuda de la planilla office de mi computador. Con ella tracé las letras para cada guante.

Fue una experiencia interesante... a ratos muy compleja ... ¡Me gusto como quedó! ... quizás conserve el patrón para utilizarlo con otros textos, nombres, etc. No muy pronto, ¡espero!

viernes, 29 de agosto de 2014

Tejer en un Telar de Cuadros paso a paso.

Paso a paso explicaré cómo tejí una bufanda  en un telar de cuadros. Esta vez utilicé un telar pequeño de sobremesa, que no utiliza pedales, sino clavijas superiores. Pero el sistema de urdido y enlizado de las hebras es exactamente igual al que se realiza en el de pedales.

Respondiendo a las inquietudes de amigas que les interesa aprender el uso de este telar, he preparado esta sesión de fotos. Espero les sea útil.

El ancho final de la bufanda fue de 25 cm. y su largo, sin contar los flecos, de 180 cm.

Los flecos midieron 6,5 cm. app. de largo

Como bien saben los amigos que tejen en telar manual, es impredecible saber con exactitud el largo y ancho de la tela tejida que obtendremos al final, pues dependerá de la elasticidad del hilado y de la tensión que ejerzamos sobre el telar. Sin embargo la práctica nos va dando cierta información para calcular el largo de la urdimbre y obtener un resultado lo más próximo posible a lo esperado.


PASO 1:  Elección de material y diseño.


Usé dos tipos de hilado diferentes, pero similares en grosor. Uno 100% lana y el otro 100% acrílico. Con dos tonos de verde. El diseño escogido es para un telar de 4 cuadros y de dos colores, uno para la urdimbre y otro para la trama.


PASO 2: Preparación del lugar para urdir.

Como el telar que utilicé en esta ocasión es pequeño, mi sistema de urdido es más moderno, sin previo corte de hebras. Ubiqué el telar a una distancia de app. 230 cm. del soporte auxiliar de hebras que utilizo para urdir. Y que en la foto se observa en el extremo opuesto al telar, adherido con prensas a mi mesón de trabajo.



PASO 3: Preparación del telar.

Para instalar la urdimbre, retiré el "castillo de cuadros" y dejé el telar solo con su base. Lo que me da más comodidad en esta etapa.



PASO 4: Urdido del telar.


Até el hilado que usé para urdir, en el soporte volante posterior del telar y tomando firme la hebra, pero sin excesiva tensión, comencé a envolverla alrededor de éste y llevándola al otro extremo para engancharla y regresar consecutivamente.

Até la hebra con el hilado elegido para urdir, en el soporte volante posterior del telar.

Dejando caer el ovillo hacia el piso en la zona posterior del telar (dentro de algún canasto o depósito para que no ruede por todo el lugar) comencé a trasladar la hebra hacia el otro extremo donde lo recibió el soporte auxiliar.

Este es el soporte auxiliar dentado que utilizó para urdir. Mantiene una perfecta tensión y largo parejo de las hebras. Dejé caer la hebra sobre uno de los dientes, llevada doble hasta ahí por acción del arrastre sin corte y sin soltar regresé al extremo del telar. Cuidando la tensión.

Acá se ve como va quedando envuelto el volante posterior del telar. También se ve como la hebra se lleva doble (la superior que ya está urdida y la inferior que viene del ovillo, siendo esta última la que voy suavemente tirando para llegar al extremo de dientes).

PASO 5: Disposición de las hebras.

Una vez terminado el proceso de envolver las hebras, las ordeno para posteriormente enrollarlas a la urdimbre. Con ayuda de dos delgados listones separé las hebras consecutivamente pasando una sobre el  listón de la izquierda, la siguiente sobre el listón de la derecha, la sub-siguiente sobre el listón de la izquierda y así repitiendo esta acción hasta tener todas las hebras sujetas. Pueden utilizarse listones redondos.

Una vez sujetas todas las hebras, cerré ambos listones a cada lado con una argolla que traspasé por los orificios que se observan.

PASO 6:  Enrollado de la urdimbre:

Ahora solo resta enrollar las hebras, teniendo la precaución de conservarlas sin que se monten entre ellas, ni se toquen entre vuelta y vuelta. Para ello utilizo un cartón delgado que se va enrollando junto con las hebras.



PASO 7: Preparando los lizos.

Una vez terminado el enrollado corté las hebras en cada diente del soporte auxiliar. Coloqué nuevamente el castillo de cuadros y sostuve con hebras de descarte las tablillas separadoras de hebra, y así mantenerlas levantadas detrás de los lizos. Listas, entonces, las hebras para ser traspasadas

Corté las hebras del auxiliar dentado.

Hasta acá no hay nada diferente al urdido que se puede hacer en un telar de peine o telar María. Las diferencias comienzan ahora.

Até con hebras de descarte las tablillas separadoras a la parte alta del telar, para mantener todas las hebras a la misma altura de los ojitos de los lizos, listas para ser traspasadas.

Así luce por delante. Se ven claramente las hebras a la altura de los ojetillos de los lizos.


En este momento leo el patrón que escogí para esta bufanda, y ubico los lizos en cada elevador de acuerdo a él,  Es un diseño muy bonito para 4 elevadores. Utilizaré 56 lizos, pues son 56 hebras para el ancho que busco obtener en la bufanda.
Mirando el esquema acomodé los lizos correspondientes a cada elevador, hasta completar el total de lizos.
Para quienes no tienen claro cómo leer un patrón de Telar de Cuadros, les invito a recorrer el tutorial que lo explica en dos partes: parte 1 en este link, y la parte 2 en este otro link. 


PASO 8: Traspaso de hebras por los lizos.

Con ayuda de un crochet o, en mi caso, de un ganchito pasapeine, traspasé cada hebra por los lizos en estricto orden de acuerdo al diseño. Como yo utilizo lizos de colores me resulta fácil ubicar cada hebra en su lugar.

Arrastro cuidadosamente con el gancho la hebra de acuerdo al esquema. En este caso la hebra 1 pasa por el lizo 1 del elevador 4.

,
Traspaso la hebra 2 por el lizo 2 del elevador también 2

Traspaso la hebra 3 por el tercer lizo ubicado en el elevador 3

Traspaso la hebra 4 por el cuarto lizo situado en el elevador 4. Y sigo así con cada hebra.

Normalmente cada 4 hebras reviso y verifico el esquema. Hasta acá se ve todo en orden. Así continué hasta tener todo el urdido.

Luego de verificados los urdidos, amarré las hebras en grupos y las dejé a la espera de ser pasadas por el peine.


PASO 9: Amarre e inicio del tejido.

Muy bien, hasta aquí lo peor ya pasó. Verifiqué bien, con paciencia y mucha concentración el traspaso de hebras. De aquí para adelante todo es: ¡tejer y cantar!

Ubiqué en su lugar el peine y comencé a traspasar cada hebra en el mismo estricto orden en que se pasaron por los lizos.
Ya amarradas las hebras de la urdimbre, tengo preparada una hebra para el trenzado inicial.

PASO 10: TRAMAR

¡¡Tejiendo por fin!! es la parte más divertida. Ver como va surgiendo el diseño en cada pasada, formando interesantes efectos según cambia la posición de la luz durante el día. ¡Es mágico! Tantos años en esto y no dejo de sorprenderme y fascinarme.

Tenso las hebras y verifico que en la zona posterior no existan cruces o montados de hebras y, además, estén distribuidas uniformemente.
Trenzo con una hebra del color de la urdimbre como inicio del tejido.

Cargo la naveta con el color escogido para la trama.

Ubico el resumen del patrón en el frente del telar, como guía.

Y tejo, pasando cada hebra formando un ángulo con abertura de unos 8 a 9 cm, arrastrando la hebra con el peine hasta ajustar.

PASO 11: Finalizando.

Al finalizar el tejido, pasé nuevamente una hebra de cierre trenzando, para rematar.
Corté con mi sistema de ahorro de material. (Ver tutorial clicando acá). Y retiré la bufanda del telar.



Bufanda lista para sacar del telar.

Rematé con trenzado en hebra del color de la urdimbre.

Corté las hebras en la zona posterior y desanudé las del frontal

Desenrollé la bufanda con la fascinación de siempre. Se siente por primera vez la textura final en mis manos.


PASO 12: LA OBRA TERMINADA

¡DÍGANME SI NO ES MAGIA!