jueves, 31 de diciembre de 2015

Recuento de un año para mi telar.

¡Fin de otro año! El 2015 ya parte y si puedo resumirlo: fue un año extraordinario para mi telar y para mi.

Comencé en enero, tímidamente con un profundo deseo de tener un telar de pedales. Compré las maderas y aprovechando las vacaciones universitarias de mis hijos y con su absoluta e incondicional ayuda, me di a la tarea de construirlo. Sí, soy una mamá moderna que no teme a las herramientas.

Su estructura no ofreció problemas. Tres marcos de madera; uno para el travesaño frontal, otro para el posterior y un tercero para el castillo central.

Al marco central se le agregó un pie sobre el que se apoyó el marco posterior en forma inclinada. Y se contuvo con un listón a media altura para mantener la inclinación.

En tanto que el marco frontal se unión paralelo al marco central con dos piezas a cada lado: un listón a unos centímetros del suelo y otro a media altura en el que se incrustó el enrollador de tela con su trinquete y cuña en uno de los costados.

El enrollador de urdimbre lo incrusté en el mismo marco posterior con su trinquete y correspondiente cuña. Todo en madera.

Le colgué seis cuadros, a los que ya estaba acostumbrada, e instalé los tan deseados, seis pedales.

El batán con su peine (construido de varillas de bambú) lo instalé en esa ocasión desde el piso, atornillándolo al listón lateral más cercano al suelo. Puedes recordar acá por qué hasta hoy uso bambú.

Esquema de la estructura principal de mi telar de piso.

Básicamente hasta allí el telar ya estaba construido. ¡Fue fácil! Pero faltaba la parte entretenida. Lo que me ha llevado cerca de un año perfeccionar: su mecanismo.
 
El mecanismo de mi telar partió siendo un Jack con lienzas de polyester que rodaban desde los extremos de cada cuadro (shaft) en la zona superior del castillo (pieza central del telar)y bajaban por el centro hasta cada pedal. Al accionar el pedal las hebras subían. Nada ambicioso. Un cuadro, un pedal.¡Funcionaba y yo era feliz! No más dolores y calambres de espalda y cuello al levantar clavijas en el telar de sobremesa. Además el tiempo de tejido por prenda se redujo considerablemente. Pudiendo realizar varias a la vez con una única urdimbre de muchos metros.

De verdad lució lindo desde el principio. ¡Para mí!

Mi telar versión 1.0 concluida.

!!Pero éste fue solo el principio!!

En febrero, por la necesidad de levantar más de dos pedales a la vez, debí agregar levas a mi telar. Lo que permitió enganchar varios cuadros a cada pedal y trabajar más rápido en los diseños con más variantes. Así comenzó un laaargo camino para convertirse en un contramarcha.

Con esta instalación de levas mi telar se actualizado a su versión 1.1

En julio y luego de pequeñas pero incómodas dificultades con la versión 1.1, mi telar se transforma completamente en un precioso telar de contramarcha con sus 6 pedales. Con sus jacks superiores, lienzas firmes y marchas y contramarchas bien demarcadas. Así mi telar se actualizó  a la versión 2.0

Mi telar de contramarcha de 6 cuadros en pleno trabajo.

En agosto cambié el peine de su posición inferior a colgante, como lo llevan la gran mayoría de los contramarcha y con razón, me da más espacio interior a la hora de enrollar las telas tejidas muy anchas. Hasta aquí versión 2.1 de mi telar.

Y continuamos un incesante trabajo hasta mediados de octubre. Cuando debí reparar algunas pequeñas, pero no menos importantes, piezas y así poder llegar en buena forma a la época en que más se luce un telar con los manteles y caminos navideños. Nuevos trinquetes y soportes sólidos de los enrolladores (beams) posterior y frontal fueron las principales mejoras, que lo llevaron a su versión 2.3 terminando el año maravillosamente.

En resumen desde su primera versión hasta hoy mi telar me ha dado muchas satisfacciones. Cuánto he aprendido con él. ¡Y cuánto me queda por aprender con el gran número de ideas que ya tengo en proyecto para el entrante 2016!

Para estos proyectos, la versión 3.0 para mi telar está casi lista. ¡Ya verán de qué se trata!








viernes, 25 de diciembre de 2015

Segundo camino de mesa navideño.

De una urdimbre de más 5m salen varios proyectos, el primero ya lo tienen sus nuevos dueños y pueden ver sus detalles acá.

Al separar de la urdimbre este primer mantel, lo hice con ayuda de un cartón con la medida que elegí para los flecos.Y el resto de las hebras quedaron anudadas por grupo a la espera del segundo proyecto.



El segundo tejido: es un nuevo camino de mesa de 45cm de ancho por 1,4m ancho. Recuerden fue una urdimbre de 392 hebras de hilo 28/2 puesto doble y tramado con algodón mercerizado color verde navidad.


Su diseño fue una variante del pedaleo de la "Estrella de Belén" que dió origen a unas muy interesantes esferas como las que lucen los árboles navideños.



Con este proyecto finalicé mi trabajo por este año y estoy dando unos días de descanso muy merecidos a mi telar.

Espero que al igual que yo puedan disfrutar de estas fiestas con sus seres más queridos.

Como siempre digo. "Para los que creen Feliz Navidad, ... para los que no Feliz Solsticio... para todos mil deseos de felicidad".

Consuelo Mae

jueves, 10 de diciembre de 2015

Mi telar se viste de fiesta.

Mi telar ya está vestido de gala con este precioso patrón clásico llamado "Star of Bethlehem" o "Estrella de Belén".

Para ver el urdido y montaje en el telar hacer clic acá.

Lo tejí con estructura overshot para darle una densidad mayor y así resaltar el verde sobre el fondo.



Camino de mesa navideño de 44 cm de ancho y 2,14 m de largo con detalles en los extremos que caen en los bordes de la mesa.

¡Y vean qué hermosa mesa llegó a vestir!




Gracias por estas fotos a la preciosa familia hoy dueña de este camino a telar, donde puedo mostrarles mi trabajo adornando esa bellísima mesa. ¡Felices Fiestas!










martes, 8 de diciembre de 2015

Urdiendo para vestir hermosas mesas navideñas.

384 hebras de hilo rojo y 8 hebras de algodón mercerizado verde formaron el urdido de mi siguiente proyecto.


Urdimbre de 5,30 m de largo
¡Dos trenzas hermosas listas para vestir mi telar!



Con ayuda de un separador de hebras voy ubicando los hilos en la posición y ancho que deseo.


Enrollo con buena tensión, colocando peso en las hebras al frente y llevando cuidadosamente hacia la viga posterior (Back Beam).


Finalmente se atan las hebras al frente una vez enlizadas y pasadas por el peine (reed) Con un ancho de 45 cm






¡Y... listo ... voy a tejer... a tejer ... que es todo un placer!

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Diciembre un mes verde y rojo.

¡Ya se vienen las fiestas de fin de año!

Comienzo a estudiar mezclas de tonos y materiales.


Algodón Mercerizado verde navidad con hilo rojo italiano ¡Mi favorito!

Los pedidos de tejidos no se hacen esperar. ¡Voy al urdidor!

sábado, 28 de noviembre de 2015

Un mes de crochet y mejoras a mi Contramarcha.

Manteles de 80 x 80 cm en algodón mercerizado blanco y detalles en negro. ¡Muy chic!

 ¡Así es! Aprovechando un encargo importante de manteles en algodón a crochet, que me mantuvo ocupada por cerca de tres semanas, dejé en descanso mi telar por casi un mes.


En este tiempo aproveché también de hacerle algunas mejoras y reparaciones, absolutamente necesarias luego de un intenso y feliz año de trabajo.

Año en el que he consolidado mi absoluta admiración, respeto y amor por el telar de contramarcha. Me ha acompañado infatigablemente y me ha dado muchas satisfacciones.

Aún quiero que crezca un poquito más. A ocho cuadros, pero tengo mis dudas si su estructura basal resistirá. Luego de las fiestas de fin de año probaré.

Aún así, por ahora, con sus seis cuadros tengo un montón de proyectos que intentar. ¡¡Y se viene diciembre!!









martes, 27 de octubre de 2015

Finalización del mantel a telar.

Un mantel de 2.30m x 2.32m con urdimbre de 525 hebras triples de hilo 28/2 con un peso final de 1.800 gramos. Así puedo resumir el trabajo de un mes y medio, en los que no pude aburrirme ni un solo instante pues en cada tramo descubría retos nuevos a sortear.


Tercera pieza que compone el mantel: es la pieza central que lleva detalle de calado horizontal en sus extremos.


En la entrada anterior, que puedes ver más abajo o acá, mostré el inicio de este tejido hasta el momento de separar dos de las tres partes que lo componen. 

Luego de separadas las piezas laterales continué con menos peso en el telar, algo dañado a estas alturas. La presión a soportar fue más fuerte que su estructura y alguna piezas terminaron por colapsar. Sin detener la marcha del tejido, debí improvisar piezas suplementarias para fortalecer mi preciado telar y continuar.

Con todo, mi telar logró estoicamente terminar en pié y orgulloso hasta la ultima calada del tejido.

Las etapas siguientes no menos descansadas me llevaron a las costuras de terminación para perder los flecos. Y corregir pequeñas imperfecciones.

Cerrando el dobladillo inferior que oculta los flecos.

Revisando y rematando terminaciones.



Al lavado y secado de las tres piezas, le siguió la unión de ellas.

El peso de toda la pieza unida fue otro gran desafío a la hora de planchar y aplicar un poco de apresto en aerosol, para finalizar la labor.

En resumen un mantel de tres paños de tejido: dos de ellos con calado vertical y el tercero con calado horizontal, unidos en una sola pieza final de un kilo y ochocientos gramos de hilo.

Trabajo incesante y contratiempos estructurales fueron el marco de mi día a día las últimas seis semanas. 

Pero créanme ahora quiero más que antes a mi telar y ¡¡¡Amo tejer!!! 

 ¿¡Pero veamos si valió la pena!?






 ¿Qué creen? ... ¡Es una linda mesa!





miércoles, 14 de octubre de 2015

Un mantel con Overshot y Calado vertical. ¡Todo un reto!

Un mantel en telar de contramarcha. Titánica labor llevo realizando desde hace cerca ya de un mes.

Un encargo especial para vestir una hermosa mesa cuadrada. Su diseño lo planifiqué para un cuadrado de 2,20m por 2,20m

Y es titánica si consideran que mi joven telar es de un ancho útil de tan solo 85cm, por lo que debí estructurar el tejido en tres partes a unir.

Comencé con una urdimbre de 525 hermosas hebras blancas:


Cuatro trenzas de 8m de largo en hilo acrílico blanco 28/2


Las que quedaron al justo en el telar a todo su ancho.







El diseño a tejer está compuesto de dos retos importantes: el primero: un bellísimo y antiguo patrón en overshot, que tejí en color gris suave, casi perla. Y el segundo: un calado pequeño, para permitir ver parte de la cubierta de la mesa, pero realizado ¡ en vertical ! ¿¡Que cómo se me pudo ocurrir!?

¡Como dijo Jack (El destripador) vamos por parte!  El patrón overshot, principal protagonista, no ofreció problema alguno para mi novel contramarcha.



Pero el calado ... ¡el calado!... ese si volvió bastante más lento el desarrollo del proyecto, pues debí ir bordando el tramo deshilado, tal como se nos enseñaba de niñas en el colegio, minuciosamente y a cada cierto tramo de tejido.


Luego de cada tramo bordado retomaba nuevamente el tejido principal. Vean como se fue formando la pieza con calado vertical. ¡Nadie dijo que iba a ser fácil... o rápido! Pero si novedoso.

Esta es una de las tres piezas que componen el mantel. Corresponde a un costado.




¡Es un punto increíble! Y luce muy bien junto al calado.

Las dos piezas laterales, considerando el recogido natural del tejido, las realicé de un largo de 2,40m cada una y un ancho de 0,85m.

En estos momentos ya están terminadas esas piezas laterales. Las corté y separé de la última pieza que aún continúa en el telar y a la que debí reincorporar las hebras retiradas para deshilado en el calado vertical.

Esta tercera pieza y central del mantel, la estoy tejiendo con calado normal: horizontal, de forma que quede en el borde inferior a cada extremo. Veremos si la idea es buena.

¡¡Y en ello estamos.!! Ya les cuento el resultado en unos días, pues estoy sobre la fecha de entrega. ¡Espérenme!


Acá pueden ver la finalización del mantel.





sábado, 15 de agosto de 2015

Agosto .... gatos y chales.

Empezamos el mes de los gatos con más y más chales. Casi mil hebras en cada urdimbre pero quiero mostrarles éste en especial por sus colores más claros.

Para el fondo escogí blanco invierno ... ¡lógico! y para la trama el gris perla.

Hebras triples en fibra 28/2 mixta: alpaca, oveja y acrílico. Total 990 maravillosa hebras blancas.



Para la trama elegí Alpaca 3 hebras en gris perla y una vez más un patrón celta para cuatro cuadros, que gusta mucho.  Puedes encontrarlo acá.




Con una pequeña variación del pedaleo agregué una guarda como terminación en ambos extremos.

Resultado: un siempre maravilloso diseño celta, suavemente resaltado sobre fondo blanco en este chal de 0,65 de ancho por 1,80 m de largo, 20 cm de flecos.



Y a mi regalona minina Gala, pronta a cumplir sus siete añitos ... miauuuu ... le gusto!!!






domingo, 5 de julio de 2015

Marcha blanca de mi telar renovado.

¡Uff! Vaya que bien, por fin volvió a funcionar mi telar que tenía en mantención desde hacía un par de semanas.  Debido a un intenso trabajo en otoño y entrando en invierno, mi querido telar comenzó a dar muestras de fatiga, hasta necesitar algunos cambios de piezas.

Como está hecho en casa no fue difícil cambiar partes y agregar piezas. Lo verdaderamente complicado fue el llamado "setup" o configuración del contramarcha.  ¡¡Pero ya está!!



Quiero mostrarles los cambios que realicé, siempre con la supervisión de mi inteligente y amado hijo. Y por cierto no puedo pasar por alto el apoyo anímico de mi querida y vehemente hija, sobre todo en momentos que nada parecía reanimar a mi telar.

El sistema que poseía antes consistía en lienzas que atravesaban la zona superior y que alzaban los shafts, lo que ocasionaba un gran roce y esfuerzo extra a los pedales. Lo reemplacé por dos conjuntos de jacks o levas cortas atravesadas por un eje central que, según me explicó mi hijo, permiten por torque levantar facilmente los cuadros sin mayor esfuerzo en los pedales y regresarlos a su posición inicial. 

 

Para evitar el desgaste de lienzas también las reemplacé por otras con más cuerpo y trenzadas por mi, siempre en algodón.  

 

Las levas de los pedales y contramarcha los ubiqué de forma que se rocen lo menos posible y a las cuerdas de los pedales agregué cuentas de colores que diferencian el diseño que tejo, de la contramarcha. Así el Tie-up es mucho más rápido y fácil de realizar. 

Un color de cuentas para el diseño y otro para la contramarcha

Parecen pequeños detalles, pero la verdad todos suman a la hora de realizar un buen tejido en poco tiempo y cómodamente.
Luego de casi quince de días de necesario paro, vuelvo a mi labor con esta marcha blanca para observar como funcionan los cambios en mi telar. Con un interesante diseño de cuatro cuadros en blanco y negro di el !vamos!



Hasta este momento todo funciona perfecto. Un pedaleo suave, buena calada y como todo contramarcha con una  tensión justa para el cuidado de las hebras.
Se siente muy bien, mucho mejor que antes y aunque hubo que invertir un poco en materiales y un algo más en tiempo para su puesta en marcha... ¡¡¡Valió la pena... estoy feliz!!!  ¡¡A tejer, a tejer ... no hay tiempo que perder!!



viernes, 19 de junio de 2015

Cuello en telar colores tierra y fibras semi-naturales.


Un respiro del color negro. Este alegre cuello en colores tierra y con un diseño muy sencillo alegrará cualquier tenida invernal.

Lana de oveja y fantasía le dan cuerpo y calidez a este proyecto.

Lo tejí con cuatro cuadros.

Mi telar parece también pedir un descanso. Requiere algunos pequeños ajustes por lo que le daremos unos días de vacaciones forzadas a sus pedales. ¡¡Pero luego volveremos a la carga!!

¡Ya sé! ... mientras me iré de compras laneras. Luego les muestro lo que encuentre.

viernes, 12 de junio de 2015

Cuello doble vuelta en color negro.



Este cuello estilo doble vuelta que tejí en telar, es lo que les quiero mostrar hoy.

Ideal para abrigar más en este invierno que recién se inicia. Los cuellos abultados han sido de gran aceptación para enfrentar los fríos.

Y el color favorito: negro. Combinable y sentador.

La fibra de este tejido es mezcla de acrílico, alpaca y oveja que dan suavidad y calidez a este diseño de seis cuadros o arneses. Dos de los cuales son mi clásico borde y los restante cuatro conforman el tramado.


Su largo de 1.80m y ancho de 25 cm. lo hacen muy práctico para dar un par de vueltas o más al escote.






Diseño de espiga le da
volumen y elegancia para
acompañar un traje, 
abrigo o poncho.




Del frío ... ni hablar!!  








lunes, 1 de junio de 2015

El clásico de los clásicos: negro una vez más.



Una vez más el color negro llega a mi telar. Esta vez para una fabulosa bufanda con diseño de sarga espiga con detalles de ojo de de pájaro.


Su diseño esta compuesto por 96 hebras en hilo para la urdimbre y un mix de alpaca, lana y acrílico 28/2 puesta triple para la trama.

Su ancho es de 26 cm y un largo de 1,81 m. más 7 cm. de flecos.



El patrón de sarga es un clásico al igual que el "ojo de pájaro":




Si no sabes como leer un patrón para telar de cuadros (con lizos) he creado un tutorial para guiarte:  "Cómo leer un patrón para telar de lizos Parte1" y acá esta la "Parte 2"




Terracota a telar


Lindo y alegre color rojo terracota para abrigar este otoño frío. Esta bufanda la tejí con una pequeña introducción de negro en tres franjas a cada extremo.

Lana sedificada en color terracota claro y 28/2 en terracota oscuro puesto triple conforman la urdimbre, mientras que la trama está compuesta de Shetland (50% lana y 50% acrílico) rojo y 28/2 triple terracota oscuro.


Ductil, suave y cálida es la bufanda que resultó de la mezcla de fibras.


68 hebras en la urdimbre para dar un acabado de 25 cm. de ancho. El largo final del tejido quedó de 1.82 m. El peine que usé en esta ocasión es de 7 dpi (dientes por pulgadas) dado el grosor de la Shetland.






El diseño que utilicé es el que muestro a continuación:


Si no sabes como leer un patrón para telar de cuadros (con lizos) he creado un tutorial para guiarte:  "Cómo leer un patrón para telar de lizos Parte1" y acá esta la "Parte 2"



Café con leche para una bufanda a telar.

Una muy cálida bufanda a telar en color café con leche, tal como la pidió su encantadora dueña, es el proyecto que a continuación les muestro.

Utilicé un mix de fibras para alcanzar el tono buscado. En la urdimbre 110 hebras de dos tipos  diferentes de fibra una bouclé para dar cuerpo y la otra tipo algodón que aporta suavidad y ligereza. La trama otro mix de lana 100% pura color café con una hebra de 28/2 en color marfil. El peine de bambú que usé es de 9 dientes por pulgada para crear un tejido más compacto apto para bajas temperaturas, pero sin perder ductilidad.

110 hebras que se ven preciosa en la urdimbre. No se asusten con la sombra oscura en primer plano es la correa de mi cámara de fotos. ¡Lo siento! Jeje
El diseño que escogí en esta ocasión fue el "Camino de rosas". Tradicional patrón de telar, que en esta ocasión dió un precioso volumen al tejido.



¡¡Ideal para un helado otoño!!

Si te interesa el patrón, lo agrego a continuación:



Si no sabes como leer un patrón para telar de cuadros (con lizos) he creado un tutorial para guiarte:  "Cómo leer un patrón para telar de lizos Parte1" y acá esta la "Parte 2"



domingo, 31 de mayo de 2015

Colores bosque para un cuello otoñal.

 
Cuello en telar de cuadros, que esta vez tejí en 98% fibra acrílica de fantasía, pues su dueña es, como muchos, alérgica a la lana natural, así es que solo agregué un pequeño detalle en lana.
Uf! Qué semanas estas últimas. Mi telar no se detiene y es igual que yo muy feliz de tejer y tejer sin parar. 

No había tenido tiempo de postear, pero afortunadamente si pude hacer algunas fotos de cada labor para mostrársela en cuanto tuviera un respiro.

Vean que cálido quedó este cuello "internacional" que tejí con fibras de distintas nacionalidades. En la urdimbre coloqué un precioso y satinado cordón argentino  al que agregué una maravillosa lana 100% oveja chilena y en la trama dos fibras melange peruanas. El resultado ... ¡a la vista!


El diseño para cuatro cuadros fue el resultado de la modificación de un patrón de "Ojos de pájaro" que es muy bonito. ¡Cómo resaltan las hebras claras de oveja en la urdimbre!



Este cuello lo tejí especialmente más ancho para que pudiera utilizarse como capucha para abrigar los oídos en las mañanas y atardeceres muy fríos.




¡¡Créanme, no solo luce bien, también se siente fabuloso al cuello!!