jueves, 12 de marzo de 2015

El Bambú en los tejidos actuales.

En la actualidad y desde hace algunos años ha aparecido el bambú como material destacado en los implementos de tejer. Encontramos agujas, ganchillos, tunecinos, etc.  ¿Entonces por qué no encontrar peines para el telar? Me refiero a los peines de Telar de Cuadros con lizos  Así desde hace un par de años me decidí por intentar con este noble material.  Utilizando esterillas de bambú unidas entre si, realicé los primeros intentos con mucho éxito.


Noten los bordes son rectos, y el tejido muy parejo. Por ello sigo utilizando el bambú para mis peines. No dañan las fibras, son livianos y lo mejor: los puedo hacer yo misma según las medidas y espaciado que necesite para los distintos proyectos. Con paciencia, varillas de bambú y pegamento se pueden obtener peines muy interesantes. En este caso necesitaba un peine de 9 dientes por pulgada. Por lo que utilicé varillas de bambú muy delgaditas y las fui disponiendo de 9 cada una pulgada demarcada con tachuelas. Las entrelacé con hilo de algodón, para finalmente pegarlas con cola vinílica al marco previamente hecho con listones de madera.





¡El buen resultado está a la vista! Aún para fibras delgadas su efecto parejo en bordes y tejido me deja muy satisfecha.
¡¡Por ahora seguiré siendo fiel al bambú!! Si deseas saber como construyo los peines de bambú haz clic acá: Un peine casero.

Y aún es más mi interés, dado que tengo la ventaja de poder reparar fácilmente cualquier desperfecto. Como me ocurrió con una lana maciza de oveja que terminó por quebrar uno de los dientes del peine. ¡Vean!



Pero el diente, que se dañó en en el momento de retirar la tela ya tejida, fue fácilmente reemplazado. Quitándolo por completo y colocando en su lugar una nueva varilla de bambú, sellando de paso toda la zona con pegamento vinílico.


¡¡ Y voilà a continuar con un nuevo tejido !!



Fiel y respetuoso bambú que prefiere sacrificarse a dañar el hilado. En todo caso fue un accidente que pude evitar al utilizar un peine con los dientes más distanciados entre sí. Es decir, más apropiado para una lana con cuerpo. Conclusión ¡no falló el bambú! sino yo al utilizar una medida de peine incorrecta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario