domingo, 5 de julio de 2015

Marcha blanca de mi telar renovado.

¡Uff! Vaya que bien, por fin volvió a funcionar mi telar que tenía en mantención desde hacía un par de semanas.  Debido a un intenso trabajo en otoño y entrando en invierno, mi querido telar comenzó a dar muestras de fatiga, hasta necesitar algunos cambios de piezas.

Como está hecho en casa no fue difícil cambiar partes y agregar piezas. Lo verdaderamente complicado fue el llamado "setup" o configuración del contramarcha.  ¡¡Pero ya está!!



Quiero mostrarles los cambios que realicé, siempre con la supervisión de mi inteligente y amado hijo. Y por cierto no puedo pasar por alto el apoyo anímico de mi querida y vehemente hija, sobre todo en momentos que nada parecía reanimar a mi telar.

El sistema que poseía antes consistía en lienzas que atravesaban la zona superior y que alzaban los shafts, lo que ocasionaba un gran roce y esfuerzo extra a los pedales. Lo reemplacé por dos conjuntos de jacks o levas cortas atravesadas por un eje central que, según me explicó mi hijo, permiten por torque levantar facilmente los cuadros sin mayor esfuerzo en los pedales y regresarlos a su posición inicial. 

 

Para evitar el desgaste de lienzas también las reemplacé por otras con más cuerpo y trenzadas por mi, siempre en algodón.  

 

Las levas de los pedales y contramarcha los ubiqué de forma que se rocen lo menos posible y a las cuerdas de los pedales agregué cuentas de colores que diferencian el diseño que tejo, de la contramarcha. Así el Tie-up es mucho más rápido y fácil de realizar. 

Un color de cuentas para el diseño y otro para la contramarcha

Parecen pequeños detalles, pero la verdad todos suman a la hora de realizar un buen tejido en poco tiempo y cómodamente.
Luego de casi quince de días de necesario paro, vuelvo a mi labor con esta marcha blanca para observar como funcionan los cambios en mi telar. Con un interesante diseño de cuatro cuadros en blanco y negro di el !vamos!



Hasta este momento todo funciona perfecto. Un pedaleo suave, buena calada y como todo contramarcha con una  tensión justa para el cuidado de las hebras.
Se siente muy bien, mucho mejor que antes y aunque hubo que invertir un poco en materiales y un algo más en tiempo para su puesta en marcha... ¡¡¡Valió la pena... estoy feliz!!!  ¡¡A tejer, a tejer ... no hay tiempo que perder!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario