miércoles, 23 de noviembre de 2016

Los colores de la Navidad.

Mi estudio telar hace ya un rato se ha visto iluminado por los colores de la Navidad. Los materiales que escogí para los proyectos de fin de año son el Pearl Cotton y el algodón mercerizado (10/3)

El ancho de las 372 hebras de la urdimbre en el peine fue de 38 cm.

En un primer proyecto combiné la urdimbre color rojo coral con el color marfil para la trama y más tarde usando la misma urdimbre, tramé detalles en color verde navidad para un segundo tejido.


Armé el dibujo con un twill para ocho ejes, el que repetí sucesivamente,  de manera que se formaran hojas o espigas.

¡¡Quedó de todo mi gusto!!

Espero que también le agrade a quién recibirá uno de estos tejidos como regalo, en unos días.







viernes, 23 de septiembre de 2016

Instalando la Urdimbre. Segundo paso de la Tejeduría.

Instalar la urdimbre en el telar, luego de retirada del urdidor, es el segundo paso práctico de la tejeduría. 

Es un proceso, yo diría, personalizado. Hay tantos métodos para instalar la urdimbre en el telar como tejedores en el mundo.

Pero el principal cuidado a considerar, en términos generales, es el mismo en cada estilo. A saber: se deben tensar las hebras de la urdimbre en la forma más pareja posible para evitar que se suelten durante el tejido, y además para impedir un excesivo desperdicio al finalizar este proceso.

Yo he utilizado diferentes métodos de instalación de urdimbre, pero el más simple para una bufanda, si es que puede haber algo simple en este arte de la tejeduría,  es el que les quiero mostrar a continuación.



El siguiente paso es traspasar cada hebra de la urdimbre a través de los ojetillos de las mallas, de acuerdo a un esquema. A este proceso le llamo "enlizar".




jueves, 22 de septiembre de 2016

Preparando la urdimbre. Primer paso de la tejeduría.

Preparar la urdimbre para tejer es el primer paso práctico luego de realizar la hoja de cálculos, donde se ha determinado material y diseño del proyecto.

El urdido, aparentemente simple, tiene sus mañas. Se deben cuidar pequeños detalles durante el proceso de preparación para no perder material debiendo emparejar una urdimbre que, luego de instalada, no llego en orden al final.


Entre los cuidados a la hora de urdir, destacan el no superponer las hebras y no cambiar, en lo posible, la tensión durante el urdido. Lo mejor es hacer un enrollado que no estire el hilado, debiendo quedar en forma natural en el urdidor pero no llegando a caer o colgar. Se debe lograr una tensión justa.

Cuando la urdimbre es muy extensa. Más de tres metros de longitud es conveniente colocar amarras para apretar las hebras cada cierto tramo y evitar que se enreden al retirarlas del urdidor a la vez que ayuda al proceso de instalación en el telar.


Los tipos de urdidor más comunes los puedes ver en mi entrada: "Formación de la urdimbre"


Pero veamos un urdido básico:



El siguiente paso: Instalar la Urdimbre en el Telar.






miércoles, 21 de septiembre de 2016

Tejiendo en telar de Contramarcha.

El actual telar de contramarcha en el mundo es de origen escandinavo y de diseño europeo, por lo que también se le conoce como telar europeo.


Su configuración no es simple,  por lo que para este tipo de telar se sugieren urdimbres muy largas, donde un único enlizado y amarre de pedales permita tejer varias prendas consecutivas. Para esto se pueden cambiar los colores de la trama o modificar el orden del pedaleo, con lo que tendremos un nuevo patrón con cada cambio.

Ahora les invito a verlo funcionando.






Es una máquina manual compleja, pero aún en vigencia en la actualidad.

Algunos detalles de su estructura los pueden encontrar en: "Cómo funciona un Telar de Contramarcha Horizontal" 


sábado, 17 de septiembre de 2016

Bufandas de algodón para apurar la primavera.

Bufandas de algodón tejidas en telar de ocho ejes (shaft) ya anuncian la primavera.

Agosto recién pasado ha sido para olvidar: me vi sobresaltada por dos intempestivas visitas a una clínica (¡una de ellas de madrugada!) para llevar a mi madre, a quien sus casi ocho décadas de vida, por cumplir, no la encontraron en muy buen pie. La primera fue una aguda dolencia gástrica y la segunda, con pocos días de diferencia, una caída inesperada. Esas tensas situaciones me llevaron a alejarme de mis labores en el telar y a tener que dedicar tiempo completo tanto a la atención de ella como a los quehaceres propios de mi familia.

No ha sido fácil, pues mi madre es de aquellas personas con fuerte carácter que no se siente envejecer, por lo que sigue realizando rutinas diarias para ella no recomendables, sin aceptar consejos. ¡¡Hijos... espero no ser tan difícil a esa edad!! (Si es que llego)

Ya entrado este mes de septiembre, con mi madre superando los malos momentos, voy lentamente retomando mi trabajo en el telar para terminar dos bufandas de algodón con estructura calada (Huck Lace). 

Las planifiqué así para hacerlas más ligeras, de media temporada. 

Luego de algunas pruebas poco satisfactorias para mí (quizá no había mucho ánimo), me decante finalmente por un diseño tipo cadeneta, que permite lucir más el brillo del algodón mercerizado en las zonas del encaje o calado.


Y como es tradicional en este tipo de estructura, el verdadero diseño no se ve con claridad en el telar sino hasta retirar la tela y lavarla.

La primera tela, de urdimbre blanca, la tramé en color verde agua. Luego adicioné una segunda urdimbre con la técnica de anudar a una anterior. En esta segunda tela tejí tanto urdimbre como trama en color taupe.


(Puedes recordar la técnica en mi entrada "Un enlizado muchas urdimbres")


Estructura Huck Lace
282 hebras en la urdimbre para 25 cm de ancho en el peine, considerando un largo de tejido bajo tensión de 1,70 m. 

¡Que realicen lindos tejidos!




domingo, 4 de septiembre de 2016

Cómo funciona un telar de pedales.



El telar es un instrumento que permite entrelazar muchas hebras consecutivas, con hilados a nuestra elección, formando telas con diseños y combinación de color que hallamos previamente planificado. Existen variedad de modelos y tamaños de telar, con funciones diferentes cada uno.

El telar de contramarcha es uno de estos modelos. Me referiré a él en especial pues es el que más conozco. Su principal función es tejer hilados muy delgados como el lino, el algodón mercerizado y la seda, sin causar cortes en el hilado. Otro atributo es su versatilidad, al soportar urdimbres de mucha longitud, lo que le permite fabricar prendas textiles tanto individuales como en serie.

Es un telar de piso que cuenta con pedales para activar su mecanismo.

Contiene ejes o lizos de madera que cuelgan de la zona superior en pares y que permiten suspender las mallas, de metal o de algodón, por donde se enhebraran los hilos de la urdimbre.






8 pares de ejes con sus lizos.

La función de estos ejes o shafts (también llamados Cuadros) es la de separar los hilos de la urdimbre para formar con su desplazamiento la calada o espacio para pasar el hilo de la trama formando el tejido.





El mecanismo de un Contramarcha Horizontal consiste en balancines que equilibran los lizos desde lo alto del telar, independientes unos de otros ... y dos grupos de levas ubicados en la parte baja del telar, que accionados por los pedales, permiten abrir la calada.

En cada pedaleo todos los lizos se mueven. Aquellos amarrados a la marcha suben y los unidos a la contramarcha bajan. Este movimiento es simultáneo y permite separar las hebras de la urdimbre para formar la calada.





Para ver el amarre de pedales les invito a visitar la explicación que he publicado en "Amarre de pedales en telar de Ejes o Cuadros", bajo el subtítulo "Para telar con contramarcha".


¡Felices y hermosos tejidos!


lunes, 8 de agosto de 2016

Tejido calado en 8 shaft

Huck lace y Bronson Lace son nombres en inglés que poco nos dicen a las tejedoras latinas. Pero si les digo tejido calado en telar, ya nos estaremos entendiendo mejor. 

Huck y Bronson Atwater son dos, entre varios, tipos de calado.

¿Pero se puede hacer calado a telar?

Sí, se pueden hacer tejidos calados en un telar de cuadros. Sin embargo, requiere de algo de paciencia; lo demás es técnica.

Con el esquema de Calado sucede lo mismo que con el de Overshot, son dos esquemas en uno: el principal, que formará el punto principal, y un auxiliar que será tafetán (tabby) y se tejerá intercalado entre pasada y pasada. Solo que en el calado por lo general se utiliza el mismo color tanto en la trama del esquema como la trama de tafetán.

En esta bufanda que les muestro, y que tejí
entrando el otoño, o sea, hace ya varios meses atrás, el calado tipo Huck no es muy notorio debido a que no tejí tafetán. Y esto porque ya empezaban los fríos y quise darle un poco más de cuerpo a la tela.

Sin embargo, las hebras flotantes forman pequeños espacios que lucen un sutil pero interesante calado.

En este tipo de tejido con tanta hebra flotante (que es su gracia) debe utilizarse un hilado ¡¡extra delgado!! No más grueso que un 28/2, como el que yo usé.

Para que se formen una idea, el hilado 28/2 sería como un hilo de coser puesto doble, como el hilo con que pegamos los botones en las prendas de los hijos o nietos. (Bueno... para quienes hacemos todavía esos menesteres).

Para la bufanda utilicé 361 hebras en un ancho de 25 cm. Al concluir obtuve un ancho real de 24 cm. El largo quedó en 1,56 m y 15 cm de flecos. ¡Vean!


  El esquema de este huck lace es el siguiente:

 Nota: Este esquema es solo válido para hilado extremadamente delgado y trabajado de una hebra, pues contiene muchos hilos flotantes, Los pueden ver destacados abajo. 

En la marca mayor se ve un hilo flotando sobre el tejido que mide 25 pasadas de alto. Esto solo puede ser posible en un hilado muy... pero muy delgado.
Si se va a trabajar con hilado mediano es conveniente hacer una pasada de tafetán después de cada pasada de patrón, para evitar hebras demasiado largas flotando sobre el tejido. Los pedales 1 y 2 del dibujo se utilizan para el pedaleo del tafetán.

El calado en telar de cuadros es posible. Solo requiere concentración en el pedaleo y algo de paciencia en el enlizado. Pero el resultado lo vale.

¡Felices tejidos para todos!




jueves, 21 de julio de 2016

Lanas naturales para alto invierno.


Lanas naturales 100% oveja para este invierno que ya se hizo sentir.



Les había comentado del problema con mi peine de bambú al intentar trabajar con una urdimbre 100% lana rústica artesanal. No logré que el peine arrastrara con comodidad por las hebras y ante el inminente riesgo de dañarlo, opté por quitar la urdimbre y reservarla para una mejor ocasión.

Pues bien, mi solución pasó por utilizar esa preciosa lana en la trama del tejido y para la urdimbre usé algodón sin mercerizar 6/3 color blanco, para obtener las 216 hebras de algodón en dos grupos.

Como las iba a instalar de inmediato en el telar, preferí no trenzarlas esta vez.

Sólo las quité cuidadosamente del urdidor y las ubiqué en el telar.




Cambié el diseño por algo sencillo con un enlizado en zig-zag 1,2,3,4,5,6,7,8,7,6,5,4,3,2 para jugar así con el pedaleo y hacer lucir la textura propia y el color del hilado.


Inventé un patrón básico para pruebas de color con ayuda de una planilla de cálculo en el pc.  Podría haberse hecho perfectamente bien a mano en un cuaderno pero ... bueno... he de admitir que es más rápido en el computador.

Jugando con el pedaleo fui prácticamente diseñando sobre el telar, repitiendo secuencias. Algo muy simple, acá son las lanas las protagonistas. ¿Lo notan verdad? Vean esa textura, esas motas lindísimas. Pues bien, en esta trama usé 100% oveja color blanco y café sin teñir, rojo y verde con tintes naturales.

El ancho en el telar fue de 72 cm.




La magia de lo rústico. Y aunque no lo crean, luego del lavado, siempre en agua tibia, se siente un tejido vaporoso y suave al roce. Tal como uno se imagina debe ser una ovejita.

Una vez seco luego del lavado se siente un esponjoso y flexible chal de 2,20 m x 0,62 m de ancho y un peso de 963 kg de lana de oveja y 173 gr. de algodón. ¡¡Me encantó trabajar estas lanas!!
             

     

jueves, 19 de mayo de 2016

Un buen proyecto requiere estudio.

Mientras siento caer amistosamente la lluvia por la ventana, el día va lentamente aclarando. Yo entre labores de casa, como todos los días, también comienzo a revisar los proyectos en mi estudio-telar.

Muchos ovillos de distintas fibras, se esmeran por lucir bien para ser elegidos en mi próximo proyecto. Pero seleccionar un hilo u otro es algo más que un verse bien a simple vista. Es una elección con mucho análisis.

Son varios los factores a considerar en un proyecto a telar. Entre ellos el grosor del hilado (que determinará los metros de material que requiere el tejido), la elasticidad (cuánto estira un hilo bajo presión en el telar), el roce (cómo se comporta junto a otros hilos), la textura (volumen y sensación al tacto), el ratio (porcentaje de encogimiento) en fin... y por supuesto el color (gamas, tonos, complementos, suplementos que interactúan a la vez en el diseño)

Un proyecto no es fácil. Toma tiempo y concentración. Una gran hoja llena de cálculos y anotaciones por doquier, mini muestras de color, etc. Cuando se dispone de material para hacer pruebas, es mejor hacerlas.

También de cuando en cuando hay que atrevernos a improvisar ¡es verdad!. Lo peor que puede pasar es que tengamos que retirar la urdimbre del telar y reestructurar el diseño para comenzar de nuevo o cambiarlo por completo. Cualquiera sea la solución, habremos ganado en experiencia.

Eso me ocurrió hace unos días. Le di rienda suelta a mi "creatividad" Los cálculos y mediciones previos fueron realizados minuciosamente, para una preciosa lana artesanal de oveja, que se convertiría en una cálida manta.


Pero hubo un detalle dejado al azar: la estructura del peine. Las hebras ya montadas en el telar, enlizadas y traspasadas individualmente sin problemas, en conjunto formaron una urdimbre tan fuerte que el peine en su arrastre habitual para apretar la trama, no se movió.

Lanas rústicas requieren de peines resistentes.


En mi caso es complicado forzarlo porque es de bambú. Y ante la posibilidad de romper uno o varios de sus dientes durante el tramado decidí retirar la urdimbre y guardarla, momentáneamente. Era un hilado artesanal de oveja  que requiere de un peine de metal.

¡¡Pero fue una omisión provechosa!! Me permitió ganar en experiencia: la lana artesanal no siempre puede ser utilizada en mi telar como urdimbre, porque requiere fuerza extra en el arrastre de la trama.

¡¡Pero lo solucionaré, ya verán!!


Por ahora seguiré con mis proyectos en los hilos que mejor resiste el actual peine de mi telar. Y en ello estoy en este bello lluvioso día. Calculando un nuevo proyecto.

¡¡Amo tejer!! Incluyendo la hoja de cálculos previos, en la que agregué una línea: Si usa lana artesanal de oveja se recomienda cambiar a peine fuerte. ¡¡Y dejar los ovillos fuera del alcance de su regalón!!

En mi caso, esta regalona, de muy mal genio. ¡Mejor olvidar por ahora esos ovillos!

Editado: Vean la solución que me pareció más apropiada para sacar el mejor provecho a este hilado: Lanas naturales para alto invierno

miércoles, 18 de mayo de 2016

Bufandas en tiempo de lluvia.

Una urdimbre inicial dio origen a diferentes bufandas que me había olvidado mostrarles. Verán...

Algodón, lana y mezcla de alpaca en café matizado 1,65 x 0,20m


Algodón, lana y mezcla de alpaca en tonos grises. 1,65 x 0,19m



Todas diferentes y solo enlicé mi telar una sola vez, en la primera bufanda. Si quieres saber cómo lo hice ve al link: "Un enmallado muchas urdimbres"






sábado, 16 de abril de 2016

Un enmallado muchas urdimbres

Un único enmallado puede ser usado de guía para varias urdimbres diferentes. Esto es lo que les quiero mostrar hoy.

El proyecto es varias bufandas con el mismo diseño pero diferentes colores tanto en la urdimbre como en la trama. ¿Qué hacer para no tener que enmallar una y otra vez lo mismo para cada una?

Pues bien lo que hago es utilizar el resto de hilos que queda en el telar al momento de retirar el tejido terminado.

Para esto separo la primera bufanda ya terminada, calculando dejar los centímetros de flecos necesario y corto cuidadosamente para evitar que el resto se escape del peine. Aseguro con nudos provisorios las hebras que a partir de ahora serán la base para anudar las nuevas urdimbres que desee instalar.



Luego desato por grupos, los nudos provisorios y uno hebra por hebra la nueva urdimbre a la anterior, respetando la ubicación de los colores principal y secundarios para que el dibujo se conserve.
Así la nueva urdimbre ahora podrá ser perfectamente de un color distinto a la primera y dar origen a una bufanda con igual dibujo pero diferentes colores.



Solo queda llevar la nueva urdimbre hacia el guía hilos posterior, traspasando cuidadosamente los nudos por los ojos de las mallas. Se debe tener un poco de paciencia y ayudarlos a pasar moviendo el cuadro hacia arriba o hacia abajo. No ofrecerán mucha resistencia, al primer movimiento del lizo, pasarán los nudos fácilmente. Sólo queda terminar de enrollar la urdimbre en forma normal.


De esta forma he tejido varias bufandas con diferentes combinaciones de color.







Aun cuando comparten el mismo diseño cada una tiene su propia personalidad.
Lo mejor... el tiempo que se ahorra al no tener que reenlizar cada una.

Si te ha gustado, acá está el patrón para 8 cuadros (Shaft) y 8 pedales.



¡¡Felices Tejidos!!




viernes, 25 de marzo de 2016

Formación de la urdimbre.

El urdidor es un implemento de gran ayuda a la hora de formar una buena urdimbre.

Básicamente existen dos tipos, el primero y más común es el Urdidor de Marco. Que consiste en una estructura base, generalmente rectangular, al que se adosan pequeños topes de madera (pegs) por donde el tejedor hará pasar las hebras en un ir y venir hasta alcanzar el número de ellas necesarias para el tejido.
Acá las hebras se van instalando con movimiento de brazos de un lado a otro, subiendo y bajando hasta obtener el total de hebras necesarias para el proyecto.

Urdidor de marco adosado a mi telar, en él instalé las hebras llevando los brazos de un lado a otro, subiendo y bajando hasta obtener el total de hebras necesarias para el proyecto.


El segundo modelo es igualmente conocido y muy utilizado por tejedores de urdimbres  extensas. En España es llamado Urdidor de Tambor. Es un urdidor giratorio, donde las tejedoras de más edad ... como yo ;), realizamos menos esfuerzo con los brazos pues el implemento es el que gira instalándose el hilado por si mismo en el urdidor. Solo debemos cuidar que el hilado no se superponga.

Urdidor giratorio con una pequeña urdimbre de menos de tres metros instalada.

En el urdido hay dos tips que pueden ser de utilidad:

1) Ubicar en el urdidor una primera hebra de color contrastante al hilado principal, con el largo  que vayamos a necesitar. Servirá de ayuda para la ubicación de los topes a utilizar en el urdidor de marco. Luego comenzar a enrollar las hebras principales guiándonos por la primera.
Y en el caso del urdidor giratorio esta primera hebra auxiliar nos guiará para ubicar la altura del cruce.


2)  Para facilitar el conteo es muy útil entrelazar las hebras en grupos de 10 o más con una hebra de color contrastante. De preferencia ubicar este entrelazado cerca de la zona de cruce de las hebras en el urdidor cualquiera sea éste.

En este caso, fui entrecruzando un hilo violeta cada 36 hebras muy delgadas (28/2) hasta llegar a las 361 necesarias para el proyecto.

El entrelazado realizado en el cruce es de gran ayuda!

Este implemento en cualquiera de sus formas es muy útiles a la hora de formar la urdimbre. Pero como siempre recomiendo utilicen el que más les acomode. ¡¡Felices Tejidos!!


lunes, 7 de marzo de 2016

Hilatura

Febrero ha sido, para mi, un mes de catalogación de hilados, pues varios de ellos han sido descontinuados y han aparecido nuevos muy atractivos.

En enero acudí a un depósito de fábrica muy poco común en Chile. Con un estilo muy moderno en sus instalaciones y estilo de servicio. Imitando a tiendas en Argentina, es un minimarket de hilados, donde se puede recorrer el lugar tranquilamente con el canasto de compras y tomarse su tiempo para revisar etiquetado y texturas y al pasar por caja, además entregan cupones de descuento para futuras compras. 

Me encantó ver mucho hilado de algodón y en las más variadas marcas, procedencias y gamas de tonos, lo que es difícil de encontrar. Por cierto los precios, siendo menores que en el comercio general, son igualmente altos en este segmento de fibras naturales.  

Encontré mezclas de algodón y lana de origen nacional que no resistí a comprar. 



Al observar el nuevo mercado  de hilados me di cuenta que debia reordenar mi catálogo.

Y aunque me ha llevado algo de tiempo, resulta importante hacerlo. Continúan en mi catálogo hilados de países vecinos y más lejanos que por sus cualidades he usado con mucho éxito en mis tejidos a telar y ganchillo. 



Sin embargo, esas cualidades también se encuentran en hilados nacionales pero que desgraciadamente no se masifican para su venta. Sólo se encuentran en depósitos como el que visité. Ejemplo de ello es el algodón mercerizado de titulación 10/3 en ovillos de 500 m. Que he agregado a mi selección.




Por otro lado los hilados industriales que yo usaba comúnmente, hoy ya no los encuentro. Y con gran decepción debí quitarlos de mi catálogo. 

La tendencia actual son hilos gruesos y con gran presencia del acrílico. Algunos de gran belleza debo admitir, pero los cuales no me permiten hacer telas. Sólo agregar detalles y terminaciones. Lo que no deja de ser importante.


Finalmente, mi actualizado catálogo me ha permitido tener claridad con respecto a los hilados de que dispondré para este otoño - invierno 2016.

Ahora, ya entrado marzo, estoy dada a la tarea de terminar un urdidor de tambor (warping reel o warping mill) y que facilitará el urdido de telas extensas. ¡Ya les mostraré!

Puedes verlo terminado en "Formación de la Urdimbre"


domingo, 6 de marzo de 2016

Preparando hilados para próximos proyectos.

Entre enero y febrero he estado ocupada en revisar hilados y ordenar proyectos para los próximos meses. Todos ellos incluyen hilados muy delgados.

Para mi es difícil encontrar este tipo de hilado pues las lanas naturales ofrecidas en el comercio local y en la web son siempre muy gruesas.

Visité una feria artesanal de mi ciudad el mes pasado y encontré bellísimas lanas de oveja, con ese olor maravilloso que me encanta y colores naturales. Pero debido a su grosor, difícilmente las podría llevar al cuello como bufanda. Y pensando en mis clientas y clientes, ellos tampoco podrían. Sin embargo, no pude  resistirme al encanto de varias de ellas y compré.

Ya en casa las puse frente a mí y estudié su estructura. Estaban formadas por hebras dobles retorcidas y para mi fortuna, facilmente separables. ¡Eureka!


Maravilloso hilado de oveja de 4 cabos (hebras), pero separable

Pues bien puedo tener hilado más delgado a partir de uno grueso. Y por lo tanto el doble de metros. Para quienes tejemos a telar sabemos que lo más importante no es el peso sino los metros!

Y así, pese a las altas temperaturas veraniegas por este lado del mundo comencé con mucho amor y paciencia a separar las hebras.

Separando la lana artesanal gruesa en dos ovillos de hilado mas delgado.

Una vez separada la lana en dos ovillos de hilado más delgado que el original, las enmadejé para lavarlas. Y, por entonces, feliz de contar con cerca de 30º de  temperatura ambiente para un secado completo y rápido.

Luego las madejas las convertí nuevamente en ovillos y quedaron listas para ser montadas en el urdidor o en las bobinas del transportador según las vaya a necesitar.

Acá les dejo una muestra del resultado. Ovillos de hilado de oveja grosor medio

Para quienes entienden de títulación en las hilaturas: esta lana quedo en 2,5/2 , ligeramente más delgada que una shetland.

Al ir separando la lana sentí la sensación de estar hilando oveja. (Lástima que no dejé registro en fotos) Al contrario de lo que pensaba, fue una labor muy relajante y de grandioso resultado para mí. ¡Estoy muy contenta con mis nuevos hilados de oveja!






domingo, 31 de enero de 2016

Individual de hilo

Para probar el desempeño de mi telar recién actualizado, escogí un diseño de 8 shafts.



Contiene una urdimbre de 374 hebras color rojo italiano en hilo 2/28 fantasía puesto doble que en el peine tiene un ancho de 42 cm.




Este proyecto lo tramé en color negro con hilo 2 hebras torcidas.
Es un diseño interesante por el claro-oscuro que forman las pequeñas teselas del dibujo.

Baldwin's Textile Designer Vol. 1 No. 7 July, 1888, Draft #53946


Ahora, el comportamiento del telar ha sido satisfactorio. La calada es amplia y limpia. Debido a una buena tensión. Debo hacer unas fotos de ella.

El movimiento del batán aún requiere algún ajuste. Pues observo que un lado se adelanta al otro en el arrastre.

Y necesito asegurar las lienzas de los pedales a las que apliqué nudos provisorios. Su amarre con la experiencia se va haciendo más rápido. 

Aún me preocupa la gran cantidad de lienzas que interactúan, pero todo va ... bastante bien. ¡Estoy algo cansada pero contenta!


sábado, 30 de enero de 2016

Update 3.0 para mi telar

El 2016 se inició para mí con una gran cantidad de proyectos, pedidos y sueños por cumplir. Entre ellos el de llevar mi telar de contramarcha al extremo de su capacidad y aumentarlo de 6 a 8 cuadros (shafts o lizos).

Este anhelo me llevo, como de costumbre, a utilizar más tiempo del calculado inicialmente debido a que olvide la premisa de "si cambias algo... deberás cambiarlo todo". ¡Y así fue!

A medida que avanzaba en mi actualización del telar, nuevas zonas, antes no consideradas para cambio, ahora debían moverse o transformarse.

Comencé por comprar y preparar las maderas para los 2 nuevos lizos.

Desde la zona superior: 2 pares de balancines, 2 pares de lizos, 2 juegos de levas y dos pedales.

Hasta ahí parecía sencillo. Instalar todo en el telar no requería gran ciencia, aunque sí un poco de tiempo.
8 preciosos cuadros ya con sus lizos instalados y prueba de enlizado en ejecución.

Hice dos grupos más de mallas de algodón. Me di cuenta que al lavar algunas ya antiguas que estaban con residuos de color por proyectos anteriores, encogieron y por lo tanto debí hacer nuevas, más de las proyectadas inicialmente.

El batán, que es la estructura que contiene al peine, colgaba de la zona superior. Pues bien hoy ya no cuelga pues el espacio donde descansaba su soporte se redujo hasta desaparecer al agregar dos cuadros extras. Por lo tanto ahora es un batan de piso. Aproveché de fortalecer su estructura.

Pero fueron los pedales, que permiten que esta maravillosa máquina manual funcione, los que me dieron más guerra.

Ocho pedales muy anchos no permitieron movilidad a las levas y la calada se redujo dramáticamente.

Solución dada por mi inteligente hijo: adelgazar los ocho pedales para ubicarlos en el centro del telar, lo que antes ocupaban cuatro de ellos, así las caladas ahora son maravillosamente parejas y limpias con todos los pedales.
Pedalera centrada y ocupando un mínimo espacio posible. Permite mayor movilidad de levas y mayor calada.
Finalmente hice más cuerdas para completar las 64 que requiere un contramarcha de 8 cuadros. Como verán en la foto superior.

¡Por fin, mi telar versión 3.0 listo! Ya tengo mi telar de 8 cuadros soñado. Tras largas jornadas de ajuste de pedales, las pruebas finales funcionaron perfectamente. ¡¡No puedo estar más feliz!!

Bueno, como siempre, lo que debió tomar dos semanas de mantención ligera, se convirtió en un mes de reparaciones y cambios.

Pero no he podido aun trabajar en él debido a preciosos encargos a crochet que estoy tejiendo por estos días. ¡¡Pero ya volveré!!

Mi telar de contramarcha versión 3.0 felizmente actualizado y operativo. 

¡¡Felices tejidos!! ¡¡Happy Weaving!!



viernes, 1 de enero de 2016

¡¡Un abrazo para todos!!